Tags

, , , ,

La demanda creciente por petróleo, gas y minerales ha significado para América Latina un igualmente explosivo incremento en la exploración, la extracción y la exportación de estas mercancías. Para la mayoría de gobiernos de la región, ello ha significado un crecimiento económico sostenido y la abundancia de recursos fiscales. Sin embargo, ello también ha significado un incremento de conflictos sociales, especialmente en la región andina.

Ciertamente, las poblaciones locales tienden a oponerse a inversiones extractivas de gran escala debido a que las perciben como amenazas a sus tierras, aguas y formas de vida. Las autoridades sub-nacionales sienten que son dejadas de lado de las decisiones correspondientes a estos proyectos realizadas por el gobierno central y porque estas inversiones pueden poner en riesgo sus propias visiones de desarrollo. Asimismo, los activistas ambientales temen que estos proyectos vayan a afectar negativamente la biodiversidad, especialmente de áreas naturales protegidas.

Además, la geografía de estas actividades extractivas se sobrepone en muchos casos con comunidades campesinas y tierras indígenas, tanto en las zonas altas como en las llanuras tropicales. Por ello, no es casual que los proyectos extractivos estén encontrando enorme resistencia entre grupos indígenas y campesinos en la región. En el Perú, por ejemplo, la Defensoría del Pueblo reportó que en diciembre de 2010 había 164 conflictos activos en el país; de los cuales 86 estaban relacionados a temas socio-ambientales.

En este contexto, desde diversas organizaciones –especialmente aquellas ligadas a la sociedad civil—se viene promoviendo la idea del ordenamiento territorial (OT) y zonificación económica y ecológica (ZEE) como una iniciativa institucional clave de carácter preventivo frente a esta situación conflictiva. Es decir, el decidir –antes del otorgamiento de concesiones para explorar o extraer gas, petróleo o minerales— dónde podrían ser desarrolladas determinadas actividades. En otras palabras, determinar qué áreas son adecuadas para los proyectos extractivos y cuáles no.

Por ello, es central que las empresas e instituciones del sector cuenten con las herramientas adecuadas para posicionarse frente al nuevo entorno.

Con este propósito, Societas Consultora ha diseñado talleres estratégicos, los cuales tienen como finalidad:

  1. Presentar un panorama de las experiencias de OT y ZEE en América Latina y el Perú así como el marco legal nacional.
  2. Desarrollar de manera conjunta una definición operativa preliminar de ZEE de acuerdo a los objetivos de AA con respecto a sus operaciones mineras.
  3. Identificar de manera preliminar los actores clave con los cuales relacionarse.
  4. Establecer una hoja de ruta, la cual incluya pasos a seguir, responsables, cronogramas y recursos necesarios.

Para mayor información sobre la disponibilidad de realizar un taller apropiado a su organización, por favor, contáctese con:

Laura Soria: coordinadora de proyectos

Correo electrónico: laurasoria@societasconsultora.com, proyectos@societasconsultora.com

 

Advertisements